des.tra.bando.me

Planeaba volver el blog un mareo de botellitas al mar, con las notillas náufragas de una chica que obedece a la premisa popular de que las cosas se parecen a su dueño. Y así se me iba la vida pensando y censurando (me asustaba demasiado y quería impresionarlos: cada vez postear algo que les desajustara la mandíbula e hiciera correr la baba). Sin embargo, no tengo ni el don ni me importa tanto ya ni me leerán siempre; así que mejor... sólo abro la válvula.

posdata naranja:
Grupo de ultra derecha alemana toma a Alex como bandera.

posdata roja:
el arte es el espejo estético de la realidad, me dijo una página, no la mamá moralizante del mundo.



5 comentarios:

Alé!" dijo...

Ey ey

Aquí dando señales virtuales, unos toques bloggueros no le hacen daño a nadie.

Yo sí me he quedado con la mandíbula más que des.traba.da, con esos colores deambulando en mi campo de visión me quedé contestando preguntas que supongo no debía. Dios.

Yo sí creo en que todo se parece a su dueño. Siempre que leo esa frase me recuerda a la película de los 101 dalmatas (la viejita, nada de versiones truculentas). Él es tu perrito y tu su dueña tranquilona.

Un beso, náufraga. Desde el otro lado del charco.

Romina Ortiz de Landázuri dijo...

Hola Náufraga!

Gracias por pasar por mi humilde show y dejar parte del boleto de entrada.

Des.traba.da... más bien algunas situaciones hacen que se me trabe. Ja.

Saludos

Clau dijo...

hola naúfraga, respondiendo a tu pregunta, sí me parece agobiante la cantidad de personas en el mundo y más aún pensar q cada persona es un mundo.
no sé de dónde seas pero gracias por pasar por nuestro blog de "cine para pensar y soñar", cualquier crítica, aporte o sugerencia será bien recibida.
saludos.

samsaquibuz dijo...

hola! :)

Lo. dijo...

sabes, yo padezco de algo similar
mi enfermedad me recuerda a aquellas libretas que un día hallaba y de las cuales me enamoraba de tal manera que deseaba todo en ellas fuera asombroso!
una de dos, o las dejaba en blanco por miedo a estropearlas, o verdaderamente las estropeaba arrancando y deshaciendo lo ya hecho
finalmente aparecieron los blogs, y aún no me enamoro de ellos como lo hacía de las libretas, y sigo padeciendo... pero [y ahora me acuerdo del rizoma] ordenar las cosas por redes en lugar de hacerlo cronológica o numéricamente es algo así como un tratamiento para la cura de mi enfermedad
y bueeeno, esto fue lo último de mi desvelada =)
saludos!